Facebook

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

Hola desde Sabadell. Si en estos "caminos" nos cruzamos, será un placer compartir algún comentario. Con la balanza de los ánimos y los desánimos construyo el espejo con el que fabrico las letras.

17 diciembre 2011

Pequeño comercio

Están las calles bien puestas, la calle es una excusa del comercio, una calle sin comercios es una calle in alma.
Pasamos unos días en Waldisnville y le pregunté a los anfitriones ¿podemos ir al centro de Syracuse a ver el ambiente?, me miró y se rió, -no sé que vas a ver, pero te llevaré para que te des cuenta lo que es el centro de una ciudad- Creo que no pediré más que me muestren el centro, al menos en las que no tenga alguna referencia.
 ¡Hasta dónde hemos llegado! No importa el color de las aceras, la rejilla de los árboles, el dibujo de las farolas, el diseño del mobiliario urbano... pasamos por la calle dándole con el índice al ipod de turno y ojeando el escaparate...sin importarnos mucho quién viene o quién va. Es más, si te cruzas con alguien y le/la miras, hasta se siente ofendido. Esto pasa en la urbe, la que es más cosmopolita, ya en el barrio, en el pueblo, en la ciudad pequeña, todos nos conocemos.Qué bueno la vecindad, el sabor de barrio, el saludo matinal, la tertulia del bar de la esquina... El pequeño comercio da vida, un poco de vida con sus luces, su trato personal, con sus carencias técnicas pero con un trato más directo. Hay quien comenta que hay mucha picaresca, mucha "sisa" mucho engaño. Bueno, puestos a comparar en una gran superficie, un gran centro comercial, se hace lo mismo, pero a otra escala, con más garantías, sí, pero una vez que te han activado la glándula consumista, no sé si los efectos al final se resienten un poquito más. 
Ver el desfile de fieles los sábados y domingos hacia los carrefour, alcampos, ikeas y toda esa mandanga, es como hace un tiempo se iba a las iglesias, con esa alegría y esa "limpieza" que animaba el alma. De la iglesia salías limpio, reconfortado. Del "super" sales también limpio. No solo lo necesario, sino que se une a éste lo superfluo que puede que sea la razón de mi queja. 

1 comentario:

  1. Como también es la mia me uno a tu queja mi estimado Luis Miguel...yo cada día bendigo más el vivir en un pueblo... y si pudiese ser más pueblo aún, mejor que mejor.Y soy una de esos bichos raros... a los que el CONSUMISMO no atrapa...pero ya sabes! somos seres inteligentes, racionales y demás....eso dicen....ahora habrá que demostrarlo y eso....es otro cantar.
    Te dejo mi abrazotedecisivo lleno de navidad y los mejores deseos para ti y los tuyos, no desaparezcas tanto tiempo ¡hombre!!! es un gusto el tilin de tu blog jajajaja

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos. Siéntete libre al comentar, opinar en cualquier sentido, aunque siempre, siempre, te agradeceré la amabilidad.