Facebook

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

Hola desde Sabadell. Si en estos "caminos" nos cruzamos, será un placer compartir algún comentario. Con la balanza de los ánimos y los desánimos construyo el espejo con el que fabrico las letras.

20 octubre 2010

Fragancias de Avon

Los remolinos del invierno llevaban las esquinas y buscaba un bar para refugiarse. Bajo el soportal de la plaza mayor se agrandaban los minutos. Ah, los minutos eternos, tremendos sonoros en el corazón, no son solo espera, son desespera-ción.

Él auscultaba cada rincón para ser el primero en alcanzar la mirada y adivinaba al revés, pues de pronto una mano rozaba tímidamente su hombro… -ya estoy aquí, perdona por el retraso- . Llegó tarde, como la excusa.

El primer amor lleva mal los primeros pasos, la incipencia es una virtud adolescente, desconcierta, carece de manual y no saben cómo reaccionar. Todos los sueños y vueltas sobre el verbo, se congela de repente ante tanta admiración. El corazón se reserva su espacio y no deja fluir… tan solo un – ¡Qué guapa estás¡- Una amor “avanzado” contestaría, -claro mi amor, me he vestido para ti.

Pasean sin cesar, transcurre la vida fuera ajena a sus ojos. Solo el contacto ha robado toda la parafernalia del saber estar. Y un banco frío, helado de nieve, testigo de promesas, besos y abrazos. El calor de los cuerpos como una oración enlazan con lo supremo, que a veces es lo íntimo, ya no hay viento, casi luz queda. Junto al vacio de una tarde de invierno de esa ciudad, solo los héroes del amor la custodian. El pretil del puente hace de respaldo espontaneo para crear un paisaje nocturno con vistas a las estrellas, …de tus ojos. El tiempo quiere rebelarse y justo ahora es cuando añoras esa frase:

“reloj no marques las horas

porque voy a enloquecer

tu te irás para siempre

cuando amanezca otra vez…

…”Qué importancia tendría estar al calorcillo del hogar, tanta ternura no cabe en una casa y por eso apuran el día y parte de la noche al intemperie abrigados de caricias y besos, el río es testigo, el agua en sus remolinos y caracoles desea parar por un momento para ver esa pareja que se abalanza que se “abralanza” díría yo, hasta que el alma dice ¡A casa chicos!.

Antes de despedirse le regala un poema escrito por ella ese mismo día, dice:

Muchacho que huyes de los demás

a quién escondes tu pensamiento

por qué haciendo frente al viento

corriendo sin que te vean te ves

¿por qué con tus amigos no estás?

Ya no eres como en otro tiempo,

alegre y de mucho movimiento

¿Por qué tan pronto este cambio das?

El día siguiente fue un misterio. Habían quedado a las 10 de la mañana. Una hora que no está hecha para los amantes.. No acudió a la cita. No lo podía creer, una historia que justo había comenzado la tarde anterior…¡que hice mal! –pensó con la tristeza de un perdedor-. Tras una larga espera, deambuló por las calles como un autómata… sus pies, que no su espíritu lo llevaron a la misa mayor de la catedral. Tal vez un lugar sublime y estático difícil de soportar en esos momentos de ansiedad. Solo Dios sabe qué recorre la mente de un loco de amor, y más si encima vas a su Casa. El rito discurrió sin percatarse de los rezos. Hasta que ocurre el milagro. Claro, es más fácil que sea dentro de una iglesia. Allí estaba ella, a pocos metros, ella reparó en él y le regaló una sonrisa, recatada claro. Al salir de misa se encuentran y la excusa no tuvo mucha validez, una mentira piadosa, pero en aquellas circunstancias se perdonaron todo. Aquel misterio del plantón en el soportal y el encuentro en la catedral aún pervive y nunca se lo desveló. El amor se fue…de muerte natural, pero los amantes siguieron acostándose con un sueño que cabía en una lágrima, en una gota de la fragancia de aquel frasquito de Avon.

Siempre queda ese recuerdo…Las cartas viajeras, extremas, excitantes, aún llevan el perfume a pesar del largo silencio. Justo donde merodearon sus caricias hoy han construido un hermoso museo de La Evolución. ¡quién lo diría!

L.M. Avendaño

1 comentario:

  1. Quien lo diría....desde luego....que una gotita de esencia de avón diese para tanto....sencillamente preciosa la historia y llena de calidez....llena de tanta verdad y tantas esencias de avón de tantas historias del día a día.
    Un placer seguir por aquí....no te tardes tanto eh!!!
    abrazotedecisivo

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos. Siéntete libre al comentar, opinar en cualquier sentido, aunque siempre, siempre, te agradeceré la amabilidad.