Facebook

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

Hola desde Sabadell. Si en estos "caminos" nos cruzamos, será un placer compartir algún comentario. Con la balanza de los ánimos y los desánimos construyo el espejo con el que fabrico las letras.

15 diciembre 2009

restos


Restos,
Restos de mar en El Malecón
De lluvia, de calabobos infinito
En la piel seca caótica ciudad.
Viajo sin caudal, sin mochila,
Deambulo, farola amiga, canal
puentecillo, escultura de escayola,
pináculo mudo, usado sólo por el viento
gárgola ironía de piedra, lazo de cornisa.
Restos de tu censura,
de tu palabra, a destiempo.
Palurdadas de un soñador que sigue en la cola de espera
En este hostal de carretera
Anestesia me espera, alucina oro y cerveza
Mal trago, maltrato, “corazón partío”
Mi “vela” arrastrada por un viento alisio
salvado por el tajamar, por mi destino,
del mar a la estepa, al páramo.
Betulas me saludan, saben que admiro
Galaxia de madera, árbol “in vitro”
Lluvia de hojas de abedul
Ternura finita.
Restos
El acantilado es un deseo
del mar de mentira
es un pie descalzo, limite
rompeolas, peldaño de agua
besos de aire, calle sin entrada
Luis Miguel Avendaño

3 comentarios:

  1. En esta época es imposible seguirte el ritmo, esto ya acaba, que estréssssssssss, si con un centro esta época se hacía dificil, con dos el trabajo es doblemente estresante, pero ahí, a la puerta, ya están las vacaciones.
    Volveré en breve, con la habitualidad normal.

    Te dejo un besazo y un fortisimo abrazo y decirte que estos restos...chapó, que bonito!!!
    Muacks

    ResponderEliminar
  2. Vengo...ahora si... a desearte felices fiestas navideñas, en compañia de los tuyos y que el 2010 sea un año feliz para ti.

    Pasalo muy bien y gracias por este año en tu compañía, por tu tiempo de dedicación con tus visitas y comentarios, mil gracias.

    Un abrazote de los mios

    ResponderEliminar
  3. qué lindo! lo he sentido como si escrito para mí!

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos. Siéntete libre al comentar, opinar en cualquier sentido, aunque siempre, siempre, te agradeceré la amabilidad.