Facebook

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

Hola desde Sabadell. Si en estos "caminos" nos cruzamos, será un placer compartir algún comentario. Con la balanza de los ánimos y los desánimos construyo el espejo con el que fabrico las letras.

06 abril 2009

Lirio Blanco

Dejé de mirar tus viajes en palanquín
y grabé la amistad que paraba delante de mi puerta
para cerrar cada día el ciclo que nos impusieron nuestras familias:
la tradición,
y en mis sueños saltaba de alegría,
única forma de escapar a la norma severa y estricta nunca escrita.
Pero hasta la crueldad tiene un regalo
y fuiste tu que te sumaste a mi vida y luego yo a la tuya, mi espejo.
Nuestro amor fue leyenda y nuestra paz crecía a escondidas.
Llenamos nuestros espacios de confidencias e inventamos el gesto
y la caricia, y un lenguaje secreto, secretas las voces sin palabras.
Soportamos epidemias, humillaciones, vejaciones, violencia y violaciones, …
sí, todo dentro de una regla.
Fuimos hijas del viento, del mar, de las estrellas,
y nuestro calendario se regía por las lunas.
La Tierra solo nos prestó caminos para andar de puntillas.
Conocimos el dolor que las vendas nuestros pies oprimían.
Y la vida no valía un aliento, el corazón no contaba.
Hasta la miseria era mendiga
disfrazada de dignidad siempre falseada.
Rompiste a llorar, sin saber que la mar ya tenía bastante agua.
Luis M. Avendaño

…”Nos inclinamos juntas sobre la vasija, ahuecamos las manos y nos echamos agua a la cara. Flor de Nieve me dio un golpecito con el codo. Miré en la vasija y vi nuestras caras reflejadas en la ondulante superficie. El agua resbalaba por su piel, igual que por la mía. Ella rió y me salpicó un poco. Cuando compartimos aquella agua supe que mi laotong también me quería….”

El Abanico de seda. (Lisa See)

3 comentarios:

  1. Un placer leerte, este lirio blanco tiene la pureza del mismo color, este blog es auténtico.
    Preciosa entrada
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. No es cosa sencilla ser hijo del viento, vivir un amor de leyenda y regresar en la lágrima, aunque el mar tenga suficiente.
    Muy bueno, Luis.
    Un abrazo.
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. "fuiste tu que te sumaste a mi vida y luego yo a la tuya, mi espejo.
    Nuestro amor fue leyenda y nuestra paz crecía a escondidas".

    Estás palabras han llegado a mis fibras. Me encanta este poema, su ritmo, sus imágenes, los anhelos....

    Te seré sincera: me gustaba más la plantilla que tenías antes. Aunque, sí a ti te gusta más esta, pues qué le vamos a hacer jejeje De igual manera el contenido sigue siendo bueno.

    Sigue publicando más!!!

    Besos!

    ResponderEliminar

Tus comentarios son bienvenidos. Siéntete libre al comentar, opinar en cualquier sentido, aunque siempre, siempre, te agradeceré la amabilidad.