Facebook

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

EL IMPERDIBLE DE SABADELL

Hola desde Sabadell. Si en estos "caminos" nos cruzamos, será un placer compartir algún comentario. Con la balanza de los ánimos y los desánimos construyo el espejo con el que fabrico las letras.

09 julio 2008

"En el "Chirrarrillo de Erandio"


Había ido al “chicharrillo”. Cada domingo lo mismo, una orquesta en el templete restaba humedad al margen izquierdo de la ría. Erandio a las 7 de la tarde el tren te deja a un paso del baile. La orquesta se hace eco de las canciones de moda y hábitos que aún no han roto las viejas costumbres: se baila agarrado y eso es un problema para los tímidos, más para los adolescentes. Se sentaron en las piedras y los mayores bailan, hablan, hablan y bailan. Tres jóvenes estudiantes, ajenos a las palabras, deciden “sacar a bailar”, como casi siempre sin éxito. Ellas están deseando, pero hay un cierto pudor, miradas cómplices entre sus amigas y sus papás que vigilan y auscultan el ambiente. No hay peligro. Cuando deciden dar el sí, el contacto dura un silencio y justo la orquesta termina su pieza. No pueden continuar el siguiente baile esperando, mirándose uno a otra, no salen las palabras ¿de dónde eres? ¿Cómo te llamas?... y ella se va corriendo. El chico se hace el despistado, busca en el bolsillo una duda y no encuentra a sus compañeros, se refugia en la esquina opuesta. Las miradas huyen y se encuentran en el bullicio que engulle la emoción del encuentro adolescente. La siguiente canción probaremos otra, pero el éxito de cada tarde se reduce a una sola oportunidad y sabe perdido ¡Para siempre! al menos en esa tarde de domingo. Se hace la hora de regreso, en el colegio antes de las 8. El tren para a las puertas de la plaza y suben de zancada mientras la mirada busca la chica del vestido azul claro y el lazo blanco y justo cuando el tren camina sus ojos se encuentran y traspasan el universo acarreando un sueño en el vagón. En la retina, le acompaña esa imagen que se disipa justo al regresar el domingo siguiente y encontrar el “espacio vacío” de aquella mirada que le perseguirá para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son bienvenidos. Siéntete libre al comentar, opinar en cualquier sentido, aunque siempre, siempre, te agradeceré la amabilidad.